Las 4 preguntas que tendríamos que hacernos sobre la nueva portada "body positive" de Elle


(Foto: @seojups para ELLE México)


El pasado 29 de septiembre de 2021, la revista Elle nos sorprendió con la publicación de una portada que mostraba a tres mujeres hablando de su cuerpo. Me llegaron cientos de mensajes de sorpresa y admiración para esta revista y para estas tres mujeres: Nabile Ahumada, Joaquina Mertz y Lucía Uribe. Mis seguidorxs me preguntaron varias cosas sobre esta publicación, las cuales me quiero tomar el tiempo de responder aquí.

 

Pregunta 1: ¿Qué tal está el artículo?

Me imagino que a lo mejor estás pensando, "¿Qué no eran solo las fotos? ¿A poco había un artículo?" Pues sí, había un artículo que lideró la activista de nombre Maremoto (a quien llamaremos "Mar" por el resto de este artículo) y que vale la pena leer. Mar, a través de este artículo, nos dio una mirada crítica y bien informada de lo básico de básicos en cuanto al tema de body positive (o positividad corporal). Es un artículo breve, pero que permite mirar las experiencias de tres mujeres que, a través de su trabajo, buscan decir lo incómodo pero real (justo como nos gusta en Acuerpada).


En este artículo, Nabile, Joaquina y Lucía cuentan un poco de la historia con su cuerpo y de cómo han ido haciendo las paces con él a través del tiempo. Me gusta que, a través de sus narrativas, podemos ver la individualidad de cada uno de estos cuerpos que, a pesar de ser muy diferentes, comparten una historia de lucha y reconciliación. Estos testimonios nos recuerdan que el habitar un cuerpo sin querer cambiarlo es, en sí mismo, activismo y resistencia.

 

Pregunta 2: ¿Esto quiere decir que Elle es una revista anti-gordofobia?

Rotundamente no. Creo que hace falta mirar con más detenimiento cuando vemos este tipo de publicaciones viniendo de marcas. Es muy simple: el tema de gordofobia viene con todo para volverse una estrategia de venta. De hecho, a finales del año pasado aumentaron por mucho las búsquedas del concepto "gordofobia" en Google, según su herramienta de análisis de tendencias, Google Trends. Esto nos dice que es una lucha que está a la alza y eso vende. De hecho, creer que una empresa es incluyente será de las fortalezas de venta en los próximos años, como describe este artículo de Forbes. De volverse algo "lindo que hacer", la inclusión y el impacto social se van a volver algo que se "tiene que hacer."


Las empresas están, entonces, empezando con estas estrategias de engaño verde (o "greenwashing") y de engaño gordo. ¿Cómo se ve el engaño gordo? Es un término que me acabo de inventar, pero que tiene que ver con momentos en los que una marca promociona que es incluyente en cuanto a tallas y tipos de cuerpo pero que, cuando te metes a ver qué tallas tienen, solo llegan a la XL. Eso es un engaño gordo; es hacernos creer que son inclusivas para que compremos aunque no sea cierto.


Por supuesto que para escribir este artículo me eché un buen chapuzón a los artículos de Elle (para ver si estaban haciendo engaño gordo) y, aunque tengo que reconocer que están haciendo un buen intento por que su línea de bienestar esté dirigida a sanar la relación con nuestro cuerpo (por ejemplo, hablando de beneficios de hacer ejercicio que no tienen nada que ver con bajar de peso o una petición para dejar de odiar a los carbohidratos), también tiene artículos sobre cómo hacer ayuno intermitente sin sufrir (es decir, promoviendo una dieta con riesgos importantísimos) o sobre cómo uno de los medicamentos más peligrosos para la pérdida de peso es "el aliado perfecto para una vida sana".


¿Cuál es el mensaje final? Primero, que no hay que juzgar a la revista por su portada (por más trillado que suene). La portada no nos dice todo porque la portada es la venta. Segundo, que podemos pedir más y mejores medios. Tenemos mucho poder como consumidorxs y podemos pedirle a nuestros medios que sean congruentes (y se dejen de engaños). Y tercero, que Elle está intentando. Elle, aquí andamos por si quieres revisar tus contenidos para construir un espacio seguro en tu revista.

 

Pregunta 3: ¿Es suficiente "diversa" esta portada?

Sí y no. Creo que es muy complejo que sea "suficientemente" diversa porque hay tanta diversidad como hay personas en el mundo; es decir, nunca será suficiente. Hay muchas identidades que no están representadas en esta portada, pero poner toda la responsabilidad de la representación en los medios en esta única revista y en esta única portada es tremendamente injusto.


La industria de las revistas ha sido siempre una forma en la que las mujeres nos comunicamos y, antes de que hubiera redes sociales, las revistas nos decían qué comprar y cómo vernos. De hecho, antes de Instagram, quien se encargaba de catalizar los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) eran las revistas juveniles o regulares.


Las revistas (así como las redes sociales y los medios televisivos) responden a las realidades sociales. No podemos pedirles que sean punta de lanza en activismo, porque nunca han sido así. Lxs activistas son punta de lanza en el activismo, nada más. Las revistas por años han mostrado solamente mujeres blancas y delgadas en sus portadas, y ha costado mucho ir modificando esto. La labor de miles de activistas se materializa cuando una revista decide escuchar y poner un rostro distinto.


De hecho, The Fashion Spot, una página que busca abogar por la diversidad y el positivismo corporal a través de las tendencias de belleza y moda, hace un análisis anual de algunas revistas. En este análisis, hace un Reporte de Diversidad donde se incluyen muchos temas (color de piel, edad, discapacidad, etc.). En el de 2020, encontraron que solo 2.66% de las portadas incluían a una mujer de talla grande (lo cual normalmente es considerado a partir de la talla 14 americana o 44 europea). Esta cifra es impactante si se estima que 70% de las mujeres en Estados Unidos utilizan tallas grandes. Es decir, solo el 2.66% de las revistas representan al 70% de la población.


Aún así, reconozco a las revistas que se atreven a hacer este tipo de portadas. Esto no lo digo porque sea completamente radical pensar que una mujer de talla grande pueda merecer estar en la portada de una revista o que sea heroico que la revista decida hacerlo (de nuevo, si no hubiera ventas, no se llevaría a cabo). Lo que quiero decir es que sé que las revistas reciben también mucho odio a partir de estas publicaciones, como ocurrió en la reciente publicación de Cosmopolitan de enero de 2021.


En ella, que mostraban a mujeres de distintas tallas y explicaban que todas pueden ser saludables sin importar su tamaño. Es un artículo muy lindo que promueve que todxs busquemos lo que nos hace ser saludables y sentir bien. Por supuesto que las críticas no tardaron en llegar, argumentando que Cosmopolitan estaba "promoviendo la 'ob*sidad'" a través de publicaciones como esta. (⚠️ En este enlace se utilizan discursos gordofóbicos y violentos). ¿Tú crees que las revistas están siendo motivadas a mostrar estos contenidos cuando la reacción del público involucra tantas críticas y quejas? Yo creo que no.

 

Pregunta 4: ¿Esto significa que el cambio real viene en camino?

Más o menos. Creo que no debemos conformarnos con este artículo. El trabajo de vulnerabilidad que hicieron Mar, Nabile, Joaquina y Lucía es admirable y les agradezco por poner de su parte para seguir empujando este movimiento: cada pequeña gota de activismo es importante. Aún así, una portada no es suficiente.


¿Cuál sería mi deseo? Que pudiéramos ver cuerpos aún más disidentes: cuerpos gordos "incómodos", personas no binarias, personas trans, identidades racializadas, cuerpos de edades más avanzadas y muchas, muchas cosas más. Me parece que lo más importante es que no veamos esta portada como la línea de meta, sino como un paso más (de los miles y miles que nos quedan para la equidad corporal). Tenemos que seguir trabajando para que más personas se sientan representadas por una lucha que busca incluir a todos los cuerpos.

Pero bueno, es un gran paso.

 
<