top of page

¿Qué es la gordofobia?


Mientras crecía, me imprimieron esta idea: yo era gorda, eso era malo y era mi responsabilidad corregirme a mí misma.


Y es que no solo me lo decían las revistas de moda, me lo decía mi médicx, mis profesorxs, mis amigxs, mis abuelxs y hasta los libros de texto. Me lo decían en cada noticia sobre la "ob*sidad en México". Rodeaba todo lo que yo era y conocía. Era como si hubiera una desconexión entre el tamaño de mi cuerpo y lo "normal" para un ser humano: uniformes escolares con talla máxima y tiendas que no vendían nada de mi tamaño, como diciendo, "no cabes aquí".


Esa desconexión me acompañó en mis festivales de fin de año escolar, cuando no me quedó el vestuario. Me acompañó cuando me elegían en último lugar para jugar "quemados" en el recreo. Me acompañó cuando comí claras de huevo mientras mis hermanxs comían pan francés. Me acompañó cuando me perdí de viajes familiares porque estaba en un campamento de verano para perder peso. Me acompañó en cada cita médica, escuchando que "si no quería morir pronto, tenía que hacer algo al respecto". Me acompañó en mis entrenamientos al amanecer mientras todxs dormían. Me acompañó en mi obsesión por leer etiquetas detrás del pan. Me acompañó en mi búsqueda por un vestido de novia, y en mi llanto de preocupación por no encontrarlo.


Y creí que era mi culpa. Que no estaba haciendo suficiente, que me lo merecía por tener este cuerpo. Me lo merecía porque no era normal. Quiero dedicar para que, en este blog, hablemos de la verdadera causa de mis problemas: la gordofobia.

 

¿Qué es la gordofobia?

Virgie Tovar, quien es una de mis activistas favoritas, define la gordofobia como una forma de intolerancia y de discriminación que dice que las personas gordas son inferiores física, estética, intelectual y moralmente, además de que su salud es inferior. Es decir que es un sistema de creencias que establece que las personas delgadas (solo por ser delgadas) son más atléticas, bonitas, inteligentes, buenas, y saludables que las personas gordas.


Muchas personas, incluso hoy en día, piensan que la gordofobia no existe, y esto es porque, normalmente, son personas que no la experimentan. Sería muy fácil para una persona blanca decir que el racismo no existe, porque no es una forma de opresión que nos impacte a nosotrxs, pero el racismo es real y hiere a millones de personas todos los días, perpetuando sistemas de inequidad que mantienen al racismo como un sistema vivo y activo. Así, la gordofobia es un sistema vivo y activo, que hiere a millones de personas todos los días.


Quiero desmenuzar un poco la definición que te dije antes y retomar las áreas que menciona Virgie: salud, físico, estética, intelectual y moral, y darte algunos ejemplos de cómo se manifiesta la gordofobia en cada una de estas áreas. Te recuerdo que estos solo son algunos ejemplos de las muchas cosas que viven las personas gordas todos los días, pero en realidad, la gordofobia se muestra casi a cada paso de nuestro camino, y por eso es tan complejo desmantelarla también.


Área de salud: Es común que las personas gordas salgamos de los consultorios médicos con una receta de pérdida de peso aún cuando la consulta fue de otro tema o que nuestros síntomas sean ignorados completamente debido a nuestro peso. Por ejemplo, visitar a unx ortopedista por un dolor de rodillas y salir con una receta de pérdida de peso. En nuestra mentalidad gordofóbica, esto hace total sentido, cuando en realidad, lo que tendría que pasar es que la persona recibiera recomendaciones sobre sus rodillas, no sobre su peso. Además, ahora que leíste mi entrada sobre las dietas, sabes que la pérdida de peso no es una intervención sostenible, por lo que ni siquiera sería una buena recomendación para esa persona, ¿no crees?


Área física: Tenemos la equivocada creencia de que las personas gordas no pueden ser atléticas, pero eso es una creencia completamente equivocada. Existen atletas en todos los tipos de cuerpos y no podemos saber absolutamente nada solo mirando el cuerpo de una persona. A partir de que inició Acuerpada he descubierto a muchísimxs atletas gordxs que han cambiado completamente la forma en la que pienso sobre el atletismo (por ejemplo, Fer Arnaud, Martinus Evans, Latoya Snell, Allé Kamela o Meg Boggs).


Área estética: ¿Nunca has escuchado la frase "estás bien bonitx pero te verías mejor si perdieras peso"? ¿O has visto cómo cuando felicitamos a alguien por la pérdida de peso (no lo hagas de nuevo, por favor), le decimos "te ves increíble"? Eso tiene que ver con que, en nuestra cabeza, las personas delgadas siempre son más atractivas que las gordas (al igual que mantenemos estándares eurocéntricos como pensar que los ojos verdes o azules son más lindos que los cafés o los negros). Esto no es "objetivo", es político.


Área intelectual: Muchas personas gordas pierden oportunidades laborales porque se cree que son más "tontas" que las delgadas, o se cree que se mantienen gordas porque "no saben comer". Lxs profesionalxs gordxs muchas veces pierden credibilidad frente a una audiencia cuando muestran su cuerpo, y esto no tiene ninguna justificación lógica, es simplemente nuestra gordofobia.


Área moral: En nuestra sociedad, pensamos que las personas gordas son flojas, descuidadas y, de alguna forma, inherentemente "malas". No nos preocupamos por nuestra salud, ni nos importa "estar echando nuestra vida a la basura" (sí, hasta eso he escuchado). ¿Por qué creemos que podemos asumir que un tipo de cuerpo es equivalente a la moralidad de la persona que lo habita? Porque creemos que la delgadez es un éxito y la gordura es un fracaso, y que esto depende completamente de cada individux, es decir, "eres gordx porque quieres y si no quisieras vivir esta discriminación, ya hubieras cambiado." No hay nada más alejado de la realidad.

 

Las dimensiones de la gordofobia

Adicional a las áreas en las que podamos experimentar la gordofobia, hay varios niveles también. Las dimensiones de la gordofobia son: intrapersonal o internalizada, interpersonal, institucional e ideológica.


Gordofobia internalizada

Para entender esta dimensión, hablemos primero sobre qué es la opresión internalizada. Según Marya Axner, ocurre cuando las personas de un grupo "cree (a menudo inconscientemente) en la desinformación y los estereotipos que la sociedad comunica" sobre ellxs mismxs. Esto quiere decir que las personas gordas nos compramos las creencias de las que te conté antes: somos menos bonitxs, inteligentes, buenxs y saludables que las personas delgadas (aunque no tengamos evidencia real de ello). Esta dimensión la experimentan, exclusivamente, personas gordas.

Gordofobia intrapersonal

Esta dimensión la experimentan las personas delgadas, y tiene que ver con el miedo a ser tratadas como personas gordas. Esta dimensión se expresa cuando hay miedo a engordar, cuando las personas delgadas comienzan a notar "rollitos" en su cuerpo o cuando le tenemos miedo a la comida. Esta dimensión de la gordofobia viene de la experiencia vicaria de la opresión de la gordofobia (es decir, saber que las personas gordas la pasan mal y no querer engodar para no ser tratada como tal).


Gordofobia interpersonal

Esta dimensión se expresa cuando hacemos chistes de gordxs, cuando hacemos comentarios sobre los cuerpos de otrxs, cuando hacemos dietas o cuando hacemos cumplidos relacionados a la pérdida de peso. Este tipo de gordofobia también puede manifestarse cuando que oprimes a otrxs a través de tu gordofobia internalizada, por ejemplo, juzgando a otras personas gordas con las mismas creencias que aprendimos sobre nosotrxs mismxs.


Gordofobia institucional

La dimensión institucional tiende a ser la más invisible, pero tiene que ver con las formas en las que la gordofobia está presente en los servicios de salud, en los salones de clases, en los lugares de trabajo, en la política pública y en el lenguaje.⁠⁠ Son las barreras estructurales que existen en el mundo para que las personas gordas no puedan experimentar su vida ni el mundo de la misma forma que las personas delgadas (incluyendo la ropa, el acceso a servicios de salud, o el acceso a la diversión, por ejemplo).


Gordofobia ideológica

En este caso, la gordofobia es el mito ideológico de que las personas gordas son malas, flojas y con falta de voluntad y control. Esta ideología posiciona a la delgadez como algo inherentemente bueno. En este nivel, se involucran el que las personas gordas den "risa" o "asco", solo por ser gordas. También es creer que las personas gordas no pueden cuidarse a sí mismas.

 

Las personas delgadas y la gordofobia


¿Dónde quedan las personas delgadas en todo esto? Bueno, según Aubrey Gordon, las personas delgadas no experimentan gordofobia internalizada, sino que solo es gordofobia. Cuando te da miedo subir de peso, cuando no te gusta que tu cuerpo muestra "lonjitas", no es gordofobia internalizada. Es solo gordofobia. Lo que ese miedo está diciendo es "no me gustaría ser una persona gorda".


Por supuesto que existe un estigma a los cuerpos y puedes recibir humillación corporal (por ejemplo, cuando tu abuelx te dice que ya te ve más "repuestitx"), pero eso tampoco es gordofobia. Ese comentario está demostrando que tu abuelx es gordofóbicx. Y sé que la humillación corporal es también un problema bastante grave y que debemos detener; hiere a muchísimas personas también. Eso no significa que sea igual que la gordofobia (recuerda todas las dimensiones que esta involucra).


La forma más clara en la que puedes experimentar la gordofobia es siendo tú la persona que ejerce la opresión, y por eso es muy importante que conozcas esto. Cuando haces una dieta, aún siendo delgadx, estás promoviendo la gordofobia porque sigues confirmando que "es mejor ser una persona delgada que gorda". Aún cuando intentes remediarlo asegurándole a tus amigxs gordxs que "es por ti y no tiene nada que ver con su cuerpo", sigue perpetuando la gordofobia.


¿Cómo identifico si estoy siendo gordofóbicx o no?

La forma más sencilla de identificar la gordofobia en nuestro día a día es evaluando si lo que estamos diciendo o pensando implica que un cuerpo delgado es mejor (de cualquier forma) que uno gordo. Aquí unos ejemplos:

  • Felicitar a alguien por su pérdida de peso: En este caso, estamos asumiendo que perder peso es algo bueno (si no, ¿por qué les felicitaríamos?). En realidad, no tenemos ni idea de por qué esa persona perdió peso (pudo haber sido por depresión, por una enfermedad o por un trastorno de la conducta alimentaria).

  • Pensar que la pérdida de peso es un logro: La pérdida de peso puede ocurrir por múltiples razones, y asumir que es un logro es decir que ser gordx es un fracaso. Es decir "quienes se esfuerzan, pierden peso".

  • Decir que comimos algo "gordo": Esto asume que las personas gordas nos alimentamos siempre con comida rápida, grasosa o en grandes cantidades. La comida no es "gorda", pero las personas sí.

  • Asumir que seremos más saludables si perdemos algo de peso: Una vez más, la pérdida y la ganancia de peso son multifactoriales y dependen del contexto. Muchas veces, la ganancia de peso es una señal de salud (por ejemplo, cuando dejas las dietas, sin importar el tamaño de tu cuerpo).

 

Sé que este tema es amplísimo y que esta entrada pudo haber sido un libro entero. De hecho, en la biblioteca de Acuerpada puedes encontrar muchos libros en español e inglés que recomiendo para que puedas seguir leyendo sobre este tema.


La gordofobia es un tema del que no se habla mucho y puede ser que te enfrentes a una enorme sorpresa al explorarla en tu vida. Por eso, me encantaría que vayas a mi Instagram para que me platiques de qué descubres y las formas en las que has experimentado la gordofobia, ya sea siendo tú la persona que ha ejercido la gordofobia, la persona que ha recibido la opresión o ambas. Además, allá puedes encontrar mucho contenido que, estoy segura, te va a servir muchísimo en este proceso...


Escrito por Ana Pau Molina.



 

Bibliografía

  • Axner, M. (s.f.). Caja de herramientas comunitarias. Superar los efectos de la opresión interna. Recuperado el 13 de julio de 2021 de https://ctb.ku.edu/es/tabla-de-contenidos/cultura/competencia-cultural/superar-opresion-internalizada/principal.

  • Dolgoff, S. (8 de marzo de 2021). The Harmful and Insidious Effects of Fatphobia. Good Housekeeping. https://www.goodhousekeeping.com/health/a35422452/fat-phobia/#.

  • Gordon, A. (29 de marzo de 2021). I’m a Fat Activist. I Don’t Use the Word Fatphobia. Here’s Why. Self. https://www.self.com/story/fat-activist-fatphobia

Commentaires


bottom of page