top of page

5 cosas que tendría que hacer una marca para ser inclusiva en tallas


Hoy en día, las empresas están buscando, cada vez más, presentarse como marcas incluyentes. De hecho, creer que una empresa es inclusiva será de las fortalezas de venta en los próximos años, como describe este artículo de Forbes. De volverse algo "lindo que hacer", la inclusión y el impacto social se van a volver algo que se "tiene que hacer."


Dentro de la industria de la moda, las marcas han mirado hacia tres frentes principales: la producción justa de los artículos (las condiciones laborales de quienes producen la ropa), la sostenibilidad de los textiles y, por último, la diversidad corporal. Esto no es sorpresivo, porque el tema de gordofobia viene con todo para volverse una estrategia de venta. De hecho, a finales del año pasado aumentaron por mucho las búsquedas del concepto "gordofobia" en Google, según su herramienta de análisis de tendencias, Google Trends. Esto nos dice que es una lucha que está a la alza y eso vende.


Por eso, algunas empresas están cayendo en algo que llamaremos engaño gordo, que es un término creado por mí, y que describe a una marca que, aunque se promociona como incluyente, en realidad no lo es. Este término está inspirado en el engaño verde (o "greenwashing"), que es cuando las empresas expresan interés por ser sostenibles y amables con el medio ambiente pero sus prácticas y productos no lo reflejan. Hoy en día, es también una estrategia de venta.


Básicamente, el engaño gordo es una estrategia para hacernos creer que las marcas son inclusivas (aunque no lo sean) para asegurar nuestra fidelidad (y por supuesto, nuestro dinero). Cuando me di cuenta de este fenómeno, decidí crear un espacio en mi Instagram para denunciar a las marcas que caen en engaño gordo, con la intención de que reconsideren sus prácticas para, verdaderamente, incluir a todos los cuerpos. Esta evaluación se hace basada en cinco puntos, los cuales te platicaré a continuación.

 

1. Sus anuncios y comunicación reflejan inclusión.

Este es el primer paso de cinco, lo que significa que no es lo único que es necesario, pero que es una forma de empezar. El hecho de que una empresa represente diversidad en sus anuncios y comunicación (hablando de diversos tamaños de cuerpo), nos habla de una intención inclusiva. Me gusta pensar que esos anuncios son la marca diciendo, "Tú también nos representas."


2. Incluye la talla XXL o 2XL.

A veces cuando hablo de tallas grandes, las personas me dicen que "sí incluyen XL." No me refiero a eso cuando hablo de tallas grandes porque, en realidad, la talla XL es una talla regular: casi todas las marcas la incluyen. Por eso, esta es la primera consideración. Cuando una marca incluye la talla XXL o 2XL, habla de que está dispuesta a ir más allá de lo convencional: está dispuesta a romper esquemas.


3. Incluye la talla 3XL o más.

Como te dije en el punto anterior, incluir la talla XXL o 2XL es la primera muestra de que está dispuesta a verdaderamente incluir a las personas en tallas grandes, pero hay muchas personas que necesitan tallas más grandes. Aún cuando yo puedo usar la talla XXL de la mayoría de las marcas, soy consciente de mi privilegio; muchas marcas deciden detener ahí sus tallas (como diciendo, "ya hice suficiente."). Cuando las marcas incluyen la talla 3XL o más, están tomando una acción aún más revolucionaria, demostrando que no todo se trata sobre la apariencia de la marca, sino que verdaderamente les interesa incluir a un mayor mercado.


Me gustaría agregar que hay una razón por la que dice "3XL o más" y no solo "3XL", y eso es porque aún hay mucho que trabajar. Hay muchas personas que usan tallas más grandes que la 3XL y ellas también merecen usar la ropa que quieran (si Old Navy ya tiene 4XL, ¿por qué no podrían hacerlo las demás?)


4. Sus tallas grandes están disponibles en tienda⁠.

Este tema se ha vuelto uno de los más discutidos en mis redes sociales, y es porque las personas gordas no podemos tener la misma experiencia de compra que las personas delgadas. Además de tener que esperar, muchas veces hasta semanas, para que lleguen nuestras prendas (porque la venta para tallas grandes es exclusivamente en línea), no podemos probarnos las prendas ni podemos tener una experiencia social de compra (por ejemplo, ir con tus amigxs a buscar un vestido matador para tu próxima cita). Estas cosas importan.


Cuando una marca tiene tallas grandes pero decide no exhibirlas, el mensaje que está enviando es "no me interesa que te vean en mi tienda." Es, al final, jerarquizar a lxs compradorxs y dar prioridad a lxs delgadxs.


5. Sus tallas grandes y regulares están en la misma sección⁠.

¿Por qué creemos que es necesario segmentar las prendas así? Muchas veces, de hecho, ni siquiera encontramos las mismas prendas en la "zona" de tallas grandes como hay en las tallas regulares. Se convierte en una segregación bastante extraña.


La zona de tallas grandes (que, de hecho, muchas veces llaman "tallas extra", lo cual me parece terrible) se convierte en este lugar desolado, donde no quieres que te encuentren. Yo recuerdo haber pasado por esos pasillos preguntándome si alguien me iba a ver comprando ropa "de gorda". Sé que era mi propia gordofobia, pero la segregación de las marcas no ayudaba nada.


Tener todas las prendas en la misma sección es una parte importante de la verdadera inclusión de tallas. Nos ayuda a entender que una talla M (mediana) y una 3XL son igual de valiosas.


 

Creo que una de las partes más importantes de la inclusión es reconocer nuestros privilegios. Entender que, aunque no lo necesitemos nosotrxs, tienen que existir tallas más grandes (porque hay alguien que sí las necesita).


Te espero en mi Instagram para que sigamos con esta conversación. Ahí estaré publicando mis evaluaciones de las marcas de vez en cuando (y mucho más contenido que seguro te servirá).


Escrito por Ana Pau Molina.


 

Bibliografía

Commentaires


bottom of page