¿Cómo cuido mi salud sin enfocarme en bajar de peso?



En mi entrada anterior, te platiqué que las dietas no funcionan y que lo mejor para tu salud sería que nunca volvieras a hacer una. La primera vez que yo escuché esto entré en shock. Lo único que yo sabía hacer por mi salud era eso; intentar bajar de peso. ¿Cómo iba a poder cuidar mi salud estando tan gorda? ¿Qué no tendría que estar intentando cambiar mi cuerpo para bajar de peso y así, ser saludable?


Pues no.


Una de las críticas más comunes que reciben las personas como yo, que hablamos de que tenemos que normalizar a todos los tipos de cuerpo, es que "romantizamos la 'ob*sidad' y queremos que las personas no sean saludables." Y esto es normal, porque la cultura de dietas nos ha hecho creer que un cuerpo delgado es un cuerpo saludable, y un cuerpo gordo es un cuerpo enfermo.


Quiero analizar contigo un estudio que me cambió la vida y transformó mi perspectiva por completo respecto a este tema.

 

El estudio de Tylka et al. (2014) comienza con una narrativa que ya conocemos; unx paciente que evita visitar a su médicx debido a que teme que se le estigmatice por su peso. Ya sabes, que llegue al consultorio y se le intenten curar todos sus "males" con pérdida de peso o se le avergüence por su aumento o falta de pérdida de peso. En este caso en particular, el ejemplo es de una paciente que lleva un tiempo sufriendo de migraña y ha asistido como última instancia a su médicx.


Esto es muy común. Las personas gordas (me incluyo) a veces evitamos ir con nuestrxs médicxs hasta que es estrictamente necesario. ¿Un dolorcito en la cabeza? Yo aguanto. ¿No puedo respirar bien? Me espero. ¿Me mareo cuando me levanto? Ya se me pasa. Esto lo hacemos porque, en la mayoría de las ocasiones, tendremos que tragarnos un sermón sobre cómo nuestro peso nos va a matar y no estamos haciendo lo suficiente por resolverlo. Después, estx médicx intentará darnos la respuesta correcta a nuestro "enorme problema" y se desviará de las ronchas por las que fuimos. De hecho, es muy común que lxs pacientes gordxs salgamos de la oficina de nuestrx médicx con una prescripción para la pérdida de peso aún cuando estábamos consultando otro asunto (me pasa seguido).


Entonces, el tema que quiero platicar contigo hoy es muy delicado porque el estigma de peso puede prevenir que las personas reciban servicios de salud adecuados. En vez de ver nuestro síntoma real, ven nuestro peso primero.

 

¿Qué necesita cambiar?

Lo que necesitamos es un completo cambio de paradigma. Te comparto a continuación los paradigmas que existen actualmente.


El enfoque normativo al peso

El enfoque normativo al peso se refiere a los principios y prácticas de salud que priorizan al peso como el principal determinante de salud. Este enfoque asume que el peso de la enfermedad están relacionados de forma lineal, es decir que a mayor peso mayor enfermedad. Así, el enfoque normativo al peso se enfoca en la pérdida de peso como una forma de tratar y prevenir una gran cantidad de problemas de salud.


Hay tres problemas con este enfoque:

1️⃣ No hay suficiente evidencia científica para afirmar que tener un peso alto es causa de problemas de salud.

2️⃣ Genera estigma porque hace creer que las personas gordas están enfermas y que podrían evitar ser gordxs (o estar enfermas) si se esforzaran, aún cuando no hay evidencia de esto.

3️⃣ Le quita la esperanza de alcanzar la salud a las personas que no logren llegar a su peso saludable y genera estrés y problemas de salud mental en los pacientes.


¿El resultado? El enfoque normativo el peso no es efectivo en la promoción de salud debido a la ineficacia de las intervenciones de pérdida de peso, sumada a los efectos negativos de los ciclos de dietas, a los riesgos de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria y al aumento en el estigma de peso (es decir gordofobia).


El enfoque inclusivo al peso

El enfoque inclusivo al peso tiene los siguientes principios:

👉🏽 No causar daño.

👉🏽 Apreciar que los cuerpos naturalmente vienen en formas y tamaños diversos y asegurar que se provea la salud y bienestar óptimos para todos sin importar su peso.

👉🏽 Sabiendo que el estado de salud es multifactorial, examinar conductas e indicadores de salud en lugar de enfocarse en el peso.

👉🏽 Mantener un enfoque en el proceso del día a día en lugar de enfocarse en la meta para promover hábitos sostenibles.

👉🏽 Evaluar críticamente las evidencias empíricas de las intervenciones preventivas y terapéuticas de pérdida de peso.

👉🏽 Crear hábitos, prácticas individualizadas y ambientes que promuevan la salud de forma sostenible.

👉🏽 Trabajar por la autonomía, el acceso servicios de salud y la justicia social para todas las personas, sin importar su peso. Confiar en que cada quien tiene el poder sobre su cuerpo y su salud.


Si suena radicalmente diferente es porque lo es. El punto es que este enfoque busca la inclusión de todos los tipos de cuerpos y se promueve que todxs tengamos acceso a servicios de salud de calidad.


¿El resultado? Este enfoque ayuda en la reconexión con las señales y necesidades del cuerpo, mejora las condiciones y hábitos de salud individuales, promueve la salud mental y reduce el estigma de peso (gordofobia).


¿Cuál es el mensaje que quiero darte con esto? La investigación demuestra que un enfoque en el peso se asocia con efectos negativos en la salud física y psicológica de los pacientes y sus comunidades. Además, sabemos que las dietas y los ciclos de pérdida y ganancia de peso tienen más daños que beneficios para los pacientes.


A pesar de que ha sido la forma en la que hemos hecho las cosas por mucho tiempo, el enfoque normativo del peso no está mejorando la salud de la mayoría de los individuos en todo el espectro de peso. Solo establece un estigma y ciega a lxs profesionales de la salud al momento de hacer un diagnóstico.


Por lo tanto, un enfoque inclusivo al peso, además de estar basado en evidencia científica, es mucho más apropiado para la promoción de la salud holística y para la creación de hábitos a largo plazo.

 

¿Qué puedo hacer por mi salud?


Te comparto las cuatro recomendaciones principales de conductas que promueven la salud (según la Organización Mundial de la Salud):

🏃🏽Mantente activx.

💫Cuida tu salud mental.

🚬 Deja el tabaco.

🍊 Consume alimentos con alta densidad nutricional.


¿Te das cuenta cómo ninguna de ellas tiene que ver con el peso? Es decir que puedes seguir trabajando por ser más saludable cuidando esos cuatro aspectos.


¿Esto quiere decir que puedes ser más saludable gordx y sin dietas que gordx y con dietas? Sí, definitivamente. Sobre todo cuando estás cuidando tu salud mental al dejar las dietas.


Las intervenciones e intentos por "mejorar la salud pública" a través del enfoque normativo al peso no funciona. ¿No valdría la pena probar algo distinto que seguir en la "guerra contra la ob*sidad"?



Te espero en mi Instagram para que platiquemos sobre este tema. Me encantaría saber si has experimentado gordofobia en el consultorio médico y si te identificas con mi experiencia. Además, allá puedes encontrar mucho contenido que, estoy segura, te va a servir muchísimo...


Escrito por Ana Pau Molina.


 

Bibliografía:

Entradas relacionadas

Ver todo