5 focos rojos de alguien que dice que trabaja "sin estigma de peso" 🚩🚨


Hoy en día, los temas de estigma de peso y gordofobia están ganando cada vez más popularidad. De hecho, a finales del año pasado aumentaron por mucho las búsquedas del concepto "gordofobia" en Google, según su herramienta de análisis de tendencias, Google Trends. Además, cada día descubrimos más detalles de cómo nos daña el enfoque centrado en el peso en el cuidado de la salud. Esto ha llevado a que miles de profesionales de la salud se cuestionen si sus prácticas están alineadas a las tendencias de hoy en día.


Al comenzar a "adaptar" sus prácticas a un enfoque sin estigma de peso, muchxs profesionales de la salud acaban por hacer un tipo de engaño gordo (si no sabes qué es el engaño gordo, lee mi entrada sobre él en este enlace). El engaño gordo entre lxs profesionales de la salud se ve así: promover tus servicios como "sin estigma de peso" sin siquiera saber lo que eso significa (es decir, por accidente) o, lo que es peor, promover tus servicios como "sin estigma de peso" aún estigmatizando (es decir, de forma intencional).


Sé que cuando no somos profesionales de la salud, puede ser difícil saber si tu profesional de la salud verdaderamente trabaja o no desde este enfoque, porque su venta puede ser muy convincente. Por eso, te presento a continuación algunos detalles que yo analizo para saber si

unx profesional de la salud verdaderamente trabaja bajo un paradigma sin estigma de peso.

 

1. ¿Su biografía incluye la palabra "ob*sidad"?

Si alguna vez has buscado a unx profesional de salud en internet, sabes que la mayoría tiene un perfil en redes sociales o una página web. En esos espacios, casi siempre incluyen una pequeña biografía con sus estudios profesionales o el tipo de personas que atienden. Ahí es donde hay que poner atención. Si en su biografía incluyen la palabra "ob*sidad", puede ser que esx profesional de la salud esté cayendo en el engaño gordo.


Sé que muchxs de lxs profesionales de la salud (ya sean nutriólogxs, médicxs o psicólogxs) están recientemente replanteándose sus enfoques. Por eso, puede ser que hayan estudiado grados que incluyeran la palabra "ob*sidad" (por ejemplo, alguna especialidad en "Ob*sidad" y Trastornos de la Conducta Alimentaria). Muchas veces, cuando les explico que hay que eliminar la parte de "ob*sidad", me contestan que "no pueden borrar la historia y así se llama la especialidad" (aunque podrían simplemente poner que son expertxs en TCA).


El hecho de que unx profesional de la salud mantenga ese título en su página quiere decir que quiere que las personas lo sepan (por ejemplo, si yo tuviera una certificación en jardinería hidropónica y no quisiera que nadie lo supiera, pues no lo incluyo y ya). Por eso, cuando tú ves un perfil de unx profesional de la salud y esta persona decide, deliberadamente, anunciar que sabe sobre "ob*sidad", nos indica una de dos cosas:

  1. Esta persona está desactualizada y no conoce las implicaciones de continuar utilizando el término "ob*sidad" (perpetuando el estigma de peso de forma accidental).

  2. Esta persona sabe que la idea de la "ob*sidad" perpetúa el estigma de peso y aún así decide incluir esta palabra en su biografía (perpetuando el estigma de peso de forma intencional).

 

2. ¿Utiliza la palabra "ob*sidad" o "sobrep*so"?

Ya que hemos hablado sobre el uso de la palabra "ob*sidad" en la biografía de lxs profesionales de la salud, hablemos del uso en general de términos como "ob*sidad" y "sobrep*so". Te comparto que tengo una entrada del blog completa donde explico por qué no uso esos términos y por qué lo escribo así, entre comillas y con asteriscos. Puedes leerla aquí, pero en pocas palabras, utilizar la palabra "sobrep*so" nos dice que esta persona cree que hay un peso "correcto" y un peso que está "sobre" el normal, ideal o saludable y el uso de la palabra "ob*sidad" nos dice que esta persona cree que hay una "enfermedad de la gordura".


Al final, el que unx profesional de la salud utilice estos términos en sus publicaciones, en sus diagnósticos o en su vocabulario regular, nos indica una de dos cosas:

  1. Esta persona está desactualizada y no conoce las implicaciones de continuar utilizando el término "ob*sidad" o "sobrep*so" porque todo mundo los usa (perpetuando el estigma de peso de forma accidental).

  2. Esta persona sabe que el uso de estos términos y categorías perpetúa el estigma de peso y aún así decide continuar utilizándolos (perpetuando el estigma de peso de forma intencional).

 

3. ¿Usa narrativas sobre "alcanzar tus objetivos"?

Últimamente he visto mucho esta narrativa, sobre todo en perfiles de nutriólogxs o de entrenadorxs deportivos. "¡Te ayudo a conseguir tus objetivos!" "No pierdas de vista tus objetivos." Esta narrativa, básicamente, es una forma de hablar sobre la modificación corporal (que muchas veces es pérdida de peso o aumento de músculo). De cualquier forma, es una visión centrada en la apariencia del cuerpo.


Cuando unx profesional de la salud habla del cuerpo de esta forma, está perpetuando la idea de que el cuerpo es un "proyecto" que puedes (y debes) modificar para que quepa en algún estándar que sea visible. Este tipo de frases son excelentes formas de vender, pero no son frases que vienen sin estigma, además de que no promueven hábitos sostenibles de salud. Cuando unx profesional de la salud usa la narrativa de "alcanzar tus objetivos" al referirse a temas de nutrición o movimiento, nos indica una de dos cosas:

  1. Esta persona está desactualizada y no sabe que utilizar la narrativa de "alcanzar tus objetivos" es dañina y no ayuda a promover hábitos sostenibles de salud (perpetuando el estigma de peso de forma accidental).

  2. Esta persona sabe que la narrativa de "alcanzar tus objetivos" es solo una estrategia de venta y aún así decide continuar utilizándola (perpetuando el estigma de peso de forma intencional).

 

4. ¿Habla del cuerpo como un mérito?

Existe una creencia equivocada de que nuestros cuerpos son un mérito: es decir, quien tiene un cuerpo aceptado y alabado por nuestra sociedad es porque se ha esforzado por tenerlo y, quien no lo tiene, no se ha esforzado y podría estar haciendo más. Esta creencia, como te dije antes, es equivocada. Los cuerpos son distintos porque así funciona la diversidad humana. Las personas (delgadas y gordas) son así por muchísimos factores que están fuera de su control (entre ellos, uno de los más potentes es la genética).


Algunxs profesionales de la salud usan términos como el esfuerzo y el sacrificio cuando hablan sobre los cuerpos. Hablan de que, para tener un cuerpo "saludable" (o sea, delgado), hay que esforzarse y hacer sacrificios. Este pensamiento está completamente alineado con el estigma de peso, porque nos hace creer que, entonces, las personas que se mantienen gordas "no se esfuerzan" (por ende, son flojas o no les importa su salud).


Si en el perfil de unx profesional de la salud ves este tipo de frases que hacen alusión a la idea de que el cuerpo es un mérito, esto nos indica una de dos cosas (como te imaginarás ya para este punto):

  1. Esta persona está desactualizada y no sabe que estas frases de "esfuerzo" y "sacrificio" provienen de la cultura de dietas (perpetuando el estigma de peso de forma accidental).

  2. Esta persona sabe que, aunque estas frases son comunes y ayudan a vender, son dañinas y aún así decide continuar utilizándolas (perpetuando el estigma de peso de forma intencional).

 

5. ¿Atribuye la gordura a una "desviación"?

Muchxs profesionales hablan de la gordura "sin estigma" (o sea, con estigma) diciendo que entienden que las personas gordas no somos gordas porque queremos, sino que es un tema "multifactorial" que "se tiene que abordar de forma multidisciplinaria." Entonces, empiezan a decir, básicamente, que hay que buscar dónde se "desvió" esta persona, porque no es normal que sea gorda.


Igual que en el punto anterior, hay que recordar que la gordura es parte de la diversidad humana. Así como hay personas más altas y más bajas, o personas más blancas o más negras, hay personas gordas y delgadas. Por eso, buscar dónde salió "mal", es estigmatizante (como pensar que algo tuvo que haber salido mal para que una persona naciera negra). La búsqueda por un problema hormonal, emocional o fisiológico que "justifique" que alguien sea gordx es estigmatizante en sí mismo (por ejemplo, cuando dicen que si "sanas tus traumas de la infancia, adelgazarás").


Esta es una de las narrativas que más veo que se repiten en redes sociales. Por eso, quiero decirte que si la encuentras, esto nos indica, por última vez, una de dos cosas:

  1. Esta persona está desactualizada y no sabe que la gordura no necesita explicación y que es parte de la diversidad humana (perpetuando el estigma de peso de forma accidental).

  2. Esta persona sabe que la gordura es parte de la diversidad humana pero no le gusta, así que continúa intentando buscar una justificación (perpetuando el estigma de peso de forma intencional).

 

Espero que, a través de esta entrada del blog, hayas podido aprender algunos detalles a los que hay que poner atención cuando elijas si quieres o no atenderte con unx profesional de la salud. La idea es que vayas desarrollando más pensamiento crítico y que puedas, eventualmente, identificar tú solx al engaño gordo en el ambiente de cuidado de la salud.


Igualmente, si tienes duda, siempre puedes contactarme por Instagram o por Facebook para que te ayude a analizar si esx profesional es, verdaderamente, anti-gordofobia. Además, estoy segura de que algo de mi contenido te seguirá acompañando en tu proceso. ¡Nos vemos allá!


Escrito por Ana Pau Molina.

Entradas relacionadas

Ver todo